domingo, 20 de enero de 2013

Ensayo y Error

     Como desde que empecé con esta afición sigo probando y experimentando cosas nuevas con la cerámica, en definitiva aprendiendo. Una de las "herramientas" a las que más rápidamente me enganché fue el soplete, si  . . . el soplete, jajaj . . . ¿Para qué un soplete en la cerámica? la fuente de calor directa al impactar en la cerámica todavía húmeda hace que se seque muy bruscamente la capa más exterior, esa contracción hace que estalle con facilidad sobre todo si la pasta contiene "chamota" (pequeños trozos de cerámica cocida) dando un aspecto muy parecido a la degradación del paso del tiempo. Algo tal que así:


     Ese efecto se consiguió en una pieza elaborada en torno de alfarero, ahora llegaba el turno de probar la técnica en una pieza elaborada con el método de planchas. Mi idea fue elaborar una pieza mediante planchas de gres, y una vez montada (todavía bastante húmeda) aplicar las llamas del soplete a sus paredes. En las siguientes imágenes podemos ver parte del proceso de ensamblado de las planchas cortadas previamente a medida: 



     Una vez logré dejar la pieza con el acabado más limpio que pude entró en acción el soplete, originando estos efectos en la superficie de la pieza:


     Hasta aquí bien, pero a la mañana siguiente mi gozo en un pozo, al meter más soplete de la cuenta la pieza había roto por todas las uniones realizadas días atrás, el gres al secarse rápidamente por causa del calor de la llama no pudo soportar la tensión (por eso las piezas deben secarse lentamente, para evitar estas tensiones):


     La idea no era mala pero faltaba pulir detalles, el problema era el secado brusco de la pieza, sobre todo en las uniones, ¿Qué pasaría si aplicásemos la llama cuando la maceta aún no está ensamblada? .  . . manos a la obra  . . . en el siguiente intento pasé el soplete por las placas una vez cortadas antes de ser pegadas y esta vez no hubo susto en los días de secado posteriores, pudiendo las piezas llegar a buen puerto tras su paso por el horno. 




Habrá que seguir ensayando, con las piezas siempre me pasa igual; mientras se hacen me van gustando, pero una vez finalizadas salen todos los fallos a flote (pequeños y grandes) por lo que habrá que seguir probando, en este caso el "descascarillado" del soplete quedaba bien, pero quizas la rotura intencionada de una de las esquinas fue "demasiado evidente" y "forzada" . . . aunque su nuevo inquilino (un bonsai de madroño) no se ha quejado hasta la fecha habrá que seguir probando ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario